Patxi Matos Logopedia Gestión S. L.

DÍA DE LA FELICIDAD

20/03/2014

HOY SE CELEBRA EL DÍA DE LA FELICIDAD



Si va por la calle y se encuentra con un local que dice Instituto de la Felicidad, no se sorprenda. Existen varios en distintas ciudades del mundo. También se publican varias listas que enumeran los países más felices según determinadas variables. Y hay un sinfín de libros a la venta que prometen dar las claves para ser feliz. Pero, ¿se puede medir y enseñar algo tan abstracto y personal?

La felicidad es un sentimiento universal, pero cada uno lo experimenta a su manera. Suele darse en instantes más fugaces que duraderos, en momentos a veces individuales y otras colectivos. La genera tanto pequeños detalles como grandes cosas. Algunos la logran tocando la guitarra, comiendo con los amigos, leyendo o disfrutando de una película, por citar algunas de las respuestas más típicas. Otros entran más en el terreno de las emociones y son felices con un beso inesperado, un abrazo bien dado (sí, de esos de oso) o una sonrisa cómplice.

Las causas de la felicidad de alguien son tan diversas que generalizar el sentimiento a toda la población de un país y hacer clasificaciones para ver cuál es más feliz y cuál menos parece una misión imposible. Sin embargo, se hace. Y, claro, los resultados son tan variados como los motivos por los que la gente dice ser feliz. Así, dependiendo de lo que se estudie, a la cabeza se sitúan lugares tan lejanos y culturalmente diferentes como Costa Rica(primer puesto en el Índice del Planeta Feliz 2012), Indonesia(encuesta de Ipsos 2014) o Dinamarca (Informe Mundial de la Felicidad de la ONU, 2013).

No obstante, en lo que sí coinciden los tres informes es que España no es ese país tan alegre que retrata siempre un conocido anuncio navideño. La crisis y el desempleo son algunas de las razones más importantes que explican el descenso en la felicidad de los españoles. Puede que 'el dinero no dé la felicidad', como dice una manida frase, pero la falta de él sí influye en este sentimiento. El mundo, en general, "es un lugar menos feliz desde hace cinco años", como señala el profesor Jeffrey Sachs, del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, que participó en la elaboración del informe de la ONU.

"La felicidad es relativa, pero cuando vemos que mucha gente en un país dice ser feliz nos interesa conocer la intensidad de ese sentimiento, cómo evoluciona y cambia a lo largo del tiempo. Y esosí que se puede medir. Nosotros lo hacemos", explica a EL MUNDO Keren Gottfried, del departamento de encuestas de opinión pública de Ipsos. "A diferencia de otros informes, nosotros lo que hacemos es preguntarle a la gente: 'teniendo todos los factores en cuenta (económicos, sociales, etc.) ¿diría que usted es muy feliz, bastante feliz, no muy feliz o nada feliz?' Y eso nos da la medida de la felicidad por países", aclara.

Timothy Sharp, jefe del Instituto de la Felicidad de Australia y psicólogo clínico, afirma a este medio que "algunos componentes de la felicidad son medibles y cuantificables y, definitivamente, se puede enseñar a alguien a ser feliz". Y da las seis claves que utilizan en su Instituto para motivar a la gente. "Claridad (tener objetivos claros); llevar una vida saludable (ejercicio, nutrición y pautas de sueño); optimismo (un pensamiento realista pero optimista); centrarse en las fortalezas de uno y no en las debilidades; disfrutar del momento (aprovechar el presente) y otros factores relacionados con las relaciones sociales.

La ONU y lo que le preocupa a la gente

La Asamblea General de la ONU proclamó en 2012 el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, a petición del Reino de Bután. Y, al año siguiente publicaron su primer informe mundial sobre el tema, del que destacan su interés porque "existe una creciente demanda internacional para que las políticas públicas estén más cerca de lo que les preocupa a la gente".

Este documento, el más exhaustivo de todos, analiza seis variables: la renta per cápita, ayudas y apoyo social, esperanza de vida, percepción de la corrupción, prevalencia de generosidad y libertad para tomar decisiones. Con todo ello en cuenta, el informe recoge que Latinoamérica es la zona que más está mejorando sus niveles de felicidad. Pero los tres países más felices, en función de esos puntos, son Dinamarca, Noruega y Suiza (ver gráfico). En la cola están Togo, Benin y la República Centroafricana.

Entre los países que más pérdida de bienestar han experimentado debido a la crisis económica están, por este orden, Grecia, España, Italia y Portugal. "La confianza en la policía y en el sistema jurídico ha caído en picado", dice el documento. Según el profesor Sachs, "los efectos de la crisis en el estado de ánimo de los ciudadanos serán más duraderos que la propia crisis".

También dedica un apartado a la enfermedad mental, "una de las principales causas de infelicidad en el mundo". Los trastornos como la depresión y los problemas de ansiedad afectan al 10% de la población. Pero "incluso en los países ricos, menos de la tercera parte de las personas con estos problemas recibe tratamiento, a pesar de que existe a un coste muy bajo", critica la ONU.

A pesar de que uno de cada 10 ciudadanos experimentará depresión o ansiedad en algún momento de su vida, ningún Gobierno gasta más del 15% de su presupuesto de salud en el cuidado de la salud mental. E incluso cuando llegan a esa cifra, como es el caso del Reino Unido y Escocia, esto supone sólo el 1% del PIB. "Necesitamos una actitud completamente diferente ante la salud mental", dice el Organismo internacional.

¿Un planeta feliz?

El Índice del planeta feliz, elaborado por la Fundación de Nuevas Economías (Nef), se calcula según la esperanza de vida, la experiencia personal de sentirse bien y la huella ecológica (esto es, una medida per cápita de la cantidad de tierra requerida para sostener los patrones de consumo de un país); "La mayoría de los indicadores nacionales de progreso se basan en la actividad económica: cuánto estamos consumiendo o produciendo. Pero no tienen en cuenta lo que realmente importa, lo que hace que la gente viva feliz ahora y en el futuro. El índice del planeta feliz pone el foco en esto", explican desde la Fundación.

Y la conclusión es que "los resultados confirman que no vivimos en un planeta feliz, porque ningún país es capaz de combinar con éxito los tres marcadores de una alta esperanza de vida, un alta sensación de bienestar con vivir en un entorno ecológico".

Según esos tres valores, los países más felices (de 151) son Costa Rica, Vietnam y Colombia. Mientras que los más tristes son Qatar, Chad y Botswana.

Y coincide con los otros estudios que "España (en el puesto 62) y Grecia (en el 83), han mostrado un descenso significativo en la sensación de bienestar de sus habitantes durante 2007 y 2010, debido a la crisis"

Dónde viven los muy felices

El documento más reciente sobre el tema ha sido publicado por Ipsos, que realizó una encuesta en 2013 en 24 países, en el que España ocupa el puesto 17. Este informe, realizado exclusivamente con las respuestas de los ciudadanos sobre si se sienten felices o no, refleja que el país donde la gente es más feliz es Indonesia, seguido por la India y México. Los ciudadanos menos felices están en Italia, Hungría y Corea del Sur.

Por regiones, Latinoamérica tiene la proporción más elevada de ciudadanos que dicen ser 'muy felices'. Después se sitúa Norteamérica, Oriente Medio y África, Asia y, por último, Europa.


0

© 2013 LOGOPEDIA GESTIÓN S.L.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información